Make your own free website on Tripod.com

Mitologia Griega

Dioses Menores Agrupaciones

Mitologia Griega
6 Dioses Olimpicos
6 Dioses Olimpicos (2)
Dioses Menores Individuales
Dioses Menores Agrupaciones
Titanes

Ninfas

Personifican la fuerza de la fecundidad en la Naturaleza. Son divinidades secundarias. A ellas están dedicados los nifeos, pequeños templos donde se les ofrecen las primicias de las cosechas, allí se les dedican plegarias para que las cosechas sean propicias. Pasan la vida cantando y bailando. Forman parte del cortejo de dioses como Artemisa, Dionisio, Pan o incluso de otras ninfas de más alto rango como Calipso. Frecuentemente encontramos a ninfas enredadas en amoríos con dioses y hombres. Se las representa como jóvenes desnudas o semidesnudas bellas y alegres. Su vida llega a tener una gran longevidad, pero son mortales.
Según donde habiten, son llamadas de una forma u otra, lo que las hace dividirse en diversos grupos, incluso con subdivisiones.
Seguidamente nombramos alguno de estos grupos:

  • Oréades- ninfas de las montañas.
  • Nereidas- ninfas del mar.
  • Náyades- ninfas de los ríos.
  • Crénides- ninfas de las fuentes.
  • Napeas- ninfas de los valles.
  • Antríades- ninfas de las cuevas.
  • Hamadríades- ninfas de los árboles.
  • Alseídes- ninfas de los bosques.
  • Melíades- ninfas de los fresnos.
  • Dríades- ninfas de los robles.
  • Agrónomos- ninfas de los campos.
  • Limónides- ninfas de los prados.
  • Perimélides- ninfas del ganado menor.
  • Epimélides- ninfas de las ovejas.
  • Hespérides- ninfas del ocaso.
Nereidas

Personifican las olas del mar. Hijas de Nereo con Dóride y nietas de Océano. Su numero varia entre cincuenta y cien.
Viven con su padre en un palacio que se encuentra en los abismos marinos. Se sientan en tronos de oro y pasan el día hilando, cantando o nadando. En general actúan como un conjunto, por ejemplo cuando le informan a Heracles de donde podía encontrar a Nereo, o cuando piden a Poseidón que castigue a Casiopea. Pero hay ocasiones en las que aparecen como una individualidad, como en el caso de Tetis , de Anfítrite o de Galatea.
Se las representa como jóvenes de gran belleza, con largas cabelleras nadando y jugando entre delfines y Tritones. Normalmente van vestidas con un quitón corto o una túnica larga y con un himatio. Tocadas con saccos, especie de redecillas que sostienen el cabello, y engalanadas con joyas diversas.

Náyades

Personifican el agua de manantiales, lagos y fuentes. Se les considera hijas de Zeus, de Océano o del dios del río a la que sus aguas se unen.
Son divinidades menores femeninas. Como todas las ninfas poseen una gran longevidad, pero son mortales. Se les atribuyen cualidades curativas bebiendo o bañándose en sus aguas. Aunque en ocasiones, bañarse en las aguas de una Náyade se considera un sacrilegio, y las Ninfas tomaban represalias contra el ofensor. Verlas también podía ser motivo de castigo. Normalmente por esta falta, las Náyades provocaban la locura del infortunado testigo.
Las leyendas de las Náyades son innumerables, pues todas las fuentes y manantiales célebres tienen su Náyade con leyenda propia, a veces hay varias Náyades, en estos casos se consideran hermanas entre sí.
Son jóvenes y hermosas, amantes de la danza y de la música. Frecuentemente las encontramos unidas a dioses o Sátiros, dan origen de genealogías como la de Icario, Erictonio o Tiestes.

Hamadríades

Ninfas de los árboles. Son espíritus femeninos que representan el poder divino del árbol.
Nacen con el nacimiento del árbol, viven compartiendo las dichas y sin sabores del árbol que las cobija y mueren con él. Son felices cuando el cielo riega sus raíces y languidecen cuando el árbol pierde sus hojas. Son consideradas espíritus bienhechores, por lo que a menudo se solicita su intervención.
Aparecen en leyendas como la de Reco. Cierto mito tardío nos relata el origen de las Hamadríades. Según él, una doncella llamada Hamadríade se casó con su propio hermano, Oxilo. De esta unión nacieron las ninfas de los árboles: Caria, Bálano, Crania, Morea, Egiro, Ptélea, Ámpelo, Sice, estos nombres evocan a árboles como el nogal, la morera, la vid y la higuera.

Hespérides

Ninfas del ocaso. Según el autor son consideradas hijas de Nicte, de Zeus y Temis, de Forcis y Zeto o de Atlante con Hespéride. Normalmente son tres: Egle, la brillante; Eritia, la roja y Hesperaretusa, la Areusa del poniente. Estos son nombres que hacen alusión a al puesta de sol.
Viven en un jardín maravilloso, dedicado a Hera, repleto de fuentes de las que mana ambrosía. Su misión es cuidar, junto al dragón Ladón, de unas manzanas de oro que proporcionan la inmortalidad y que han sido regaladas a Hera por Gea, con motivo de los esponsales de Hera con Zeus. Este jardín estaba situado cerca de las islas de los Bienaventurados, al pie del monte Atlas o en el país de los hiperbóreos, según las distintas versiones.

Musas

Protectoras e inspiradoras de todas las manifestaciones de la inteligencia: elocuencia, sabiduría, matemáticas, historia, arte, etc. Su genealogía varía según el autor, son hijas Zeus y Ménmosine, de Urano y Gea o de Harmonía y Epicarmo.
En Grecia en un principio había una única musa, pero Pausanias nombra tres, según Cicerón las musas son cuatro y en Lesbos veneraban a siete. Tanto el número como el nombre de las musas varía según el autor a través del cual han llegado a nuestros días. En sus orígenes eran consideradas solo espíritus de las aguas, relacionadas con los ríos y las fuentes. Se les atribuyen dones proféticos.
Nacen en Pieria, en Macedonia, por lo que se las llama Piérides. Viven en el monte Helicón, por lo que se las denomina Heliconias. Pertenecen a la corte de Apolo, aunque a veces también se las relaciona con la corte de Dionisio. Están presentes en todas las grandes fiestas de los dioses. No poseen leyendas propias, pero aparecen frecuentemente en leyendas ajenas.
La más famosa clasificación de musas nos la da Hesíodo, según él las musas son nueve:

  • Calíope- Musa de la poesía épica.
      Atributos: la trompeta, la tablilla de escritura y estilo, los libros. Lleva una corona de laurel.
  • Clío- Musa de la historia.
      Atributos: los libros, el rollo de pergamino, la tablilla de escritura y estilo, el cisne y la trompeta. Lleva una corona de laurel.
  • Erato- Musa de la lírica coral y poesía amorosa.
      Atributos: el tamboril, la lira, la viola y a veces el cisne.
  • Euterpe- Musa de la música.
      Atributos: la flauta simple o doble principalmente, también la trompeta u otro instrumento musical.
  • Melpómene- Musa de la tragedia.
      Atributos: la máscara de tragedia, la trompa musical, la espada y el cetro a sus pies. Lleva corona.
  • Polimnia- Musa de la pantomima.
      Atributos: pequeño órgano u otro instrumento musical.
  • Talía- Musa de la comedia.
      Atributos: rollo, máscara de comedia, viola u otro instrumento musical.
  • Terpsícore- Musa de la danza.
      Atributos: viola, lira o instrumentos musicales de cuerda.
  • Urania- Musa de la astronomía.
    • Atributos: la esfera y el compás. Lleva una corona de estrellas.
Moiras (Parcas)
Personalización del destino. Moira significa "la porción asignada". Reparten al azar las dichas y desgracias que le corresponden a cada persona a lo largo de su vida. Son hijas de Zeus y Temis o según otras versiones de Nicte, la Noche. Hermanas de las Horas. Al ser deidades antiguas no reconocen la autoridad de los Olímpicos. En su origen eran unos espíritus relacionados con el nacimiento. En ese momento, decidían cual iba a ser la vida del nacido y predestinaban sus actos y el momento de su muerte. Posteriormente evolucionan hasta convertirse en tres hermanas: Cloto, la hilandera; Láquesis, la suerte y Átropo, la inflexible. Las tres miden la vida con un hilo de lana que la primera hila, la segunda devana y la tercera corta.
Se las representa como a tres viejas hilanderas o como a unas melancólicas doncellas. Sus atributos son un cesto con husos, el huso, la rueca y tijeras o cuchillos. No tienen mito propio. Son símbolos de una concepción del mundo.
Horas (Horae)

Rigen el orden social y el orden de la naturaleza. Hijas de Zeus y Temis, hermanas de las Moiras. Originalmente personifican a la primavera, al verano y al invierno, más tarde evolucionaron hasta ser asociadas con las horas del día.
Habitualmente se las conoce como a tres hermanas: Eunomía, orden; Dice, justicia e Irene, paz. Desempeñan diversas funciones. Crían a Hera, aparecen en el séquito de Afrodita, acompañan a Perséfone y al dios Pan, enganchan y desenganchan los caballos del carro del sol, custodian las puertas del Olimpo, acumulan o disipan las nubes con lluvia.
Se las representa como a unas doncellas con largas túnicas que sujetan con una mano, mientras bailan, a menudo con las Cárites.

Cárites (Gracias)

Personifican el encanto y la belleza. Hijas de Zeus y con la oceánide Eurínome o con Hera. Esparcen alegría por el mundo.
Son tres: Áglaye, esplendor; Eufrósine, mirra y Talía, buen ánimo. Forman parte del cortejo de Apolo. Acompañan a dioses como Atenea, Afrodita, Eros y Dionisio. Cantan y bailan en los banquetes de los dioses. Ellas tejieron el vestido o velo de Harmonía. Se las representa frecuentemente como hermosas jóvenes formando un circulo donde dos miran a una dirección y la tercera en otra dirección. Sus atributos son las rosas, el mirlo y el dado de juego.

Erinias (Furias)

Personifican el castigo. Hijas de Urano y Gea, nacieron de las gotas de sangre que cayeron sobre Gea cuando el hijo de ambos, Cronos, le cortó los Testículos a Urano. Son fuerzas primitivas, anteriores a los Olímpicos, por lo que no reconocen la autoridad de éstos. Protegen el cosmos y el orden universal contra el caos. Persiguen a todo aquel susceptible de desestabilizar el orden establecido. Castigan al asesino, porque una mancha de tipo religioso, puede cambiar el orden social. También castigan el Hibris o exceso. Prohíben a los adivinos rebelar fielmente el futuro, para que el saber, no disminuya la distancia entre hombres y dioses. Al final de su evolución, se convierten en divinidades que llevan a cabo los castigos infernales, atormentando y torturando a los muertos.
Son tres: Alecto, siempre encolerizada; Tisífone, la vengadora del crimen y Mégara, la de los celos. Se las representa como genios halados femeninos, con serpientes entre el cabello y portando antorchas o látigos. Son llamadas Semnai, las venerables o Euménides, las bondadosas, pero dado su carácter violento, estos son nombres solo destinados a adularlas. Habitualmente viven en el Érebo, de donde salen cuando son conjuradas o en respuesta a una maldición. Vengan los especialmente los asesinatos contra la propia familia. Normalmente, el asesino es desterrado y vaga de ciudad en ciudad hostigado por las Erinias, que acaban enloqueciéndolo, hasta que encuentra a alguien que le purifique de sus crímenes.
Aparecen con frecuencia en las leyendas mitológicas: Inspiran la venganza de Altea contra su hijo Meleagro. Impulsan a Clitenmestra a matar a su marido Agamenón. Persiguen a Orestes por el asesinato de su madre Clitemnestra, etc.

Sátiros (Faunos)

Genios de la Naturaleza. Son manifestaciones primitivas del culto que se otorgaba a la Naturaleza.
Su representación más frecuente les pinta con la parte superior del cuerpo con forma humana, aunque con unos cuernecillos de cabra y orejas puntiagudas, patas de macho cabrio, larga cola y un miembro viril siempre erecto, de desproporcionado tamaño. Suelen desplazarse sobre asnos. La iconografía cristiana de los demonios está claramente inspirada en los Sátiros.
Poseen un desenfrenado apetito sexual, que les obliga a estar siempre al acecho de ninfas y doncellas. Les gusta el vino, la danza y la música. Pertenecen a la corte de Dionisio. Cuando son viejos se les llama Silenos.
Meramente acompañantes de los dioses, rara vez desempeñan un papel predominante en las leyendas, aunque hay excepciones como la de Marsias, que era un Sileno.